La Vida y La Muerte

La vida, ese momento en el que tu mami te tiene en un hospital, coche, ascensor o en medio de la calle (resumiendo, naces) y tu vida comienza.

Tus papis por regla general celebran tus primeros 24 meses (mes a mes) y además el año y los dos años y así hasta que cumples 30 (si no te dan la patada antes y te vas de casa), y sigues cumpliendo años, uno tras otro hasta que un día por viejo, por cansancio, por enfermedad o porque te sale de las narices, las pichas, la palmas, estiras la pata… vaya, que te mueres.

La cuestión es que mientras estás vivo creces, te diviertes, sales, entras, follas, tienes parejas, novias o novios (a elegir), y si te da la pica te enredas, te casas o te rebujas con tu pareja, dejas la casa de tus papis o te llevas a tu pareja a la misma casa (que la cosa está mu mala pá que te independices).

Pero hay momentos en la vida que la gente lo llama “la crisis de los 15, los 20, los 30, los 40, los 50…”, realmente no son crisis, realmente son ciclos en los que te da por pensar seriamente para qué coño has venido a este mundo de mierda, regulado por más de un cuarto de millón de floj@s y cabron@s que no han dado un golpe al agua en su puta vida. Por lo que te sacan de quicio, los escuchas hablar y te convencen, luego te apuñalan por la espalda y te desenamoras de ellos, luego se quieren meter en la cama del otro, sí, del que no votaste. ¿Ah, que hasta ahora no te has dado cuenta de que hablaba  sobre los polític@s de mierda?

Aquí la cosa (que desvarío) es la Vida y la Muerte, así que ahora hablemos de la Muerte:

¿Sabes qué consigues si te mueres? La felicidad absoluta. Sin más ruidos, sin más perros dando por culo, sin más políticos de mierda engañándote cada dos por tres, sin consumir más aire, que somos como 7.200 millones en la Tierra respirando al mismo tiempo. Acabas con todo de un plumazo, todo a tomar por culo. Pero no, no te dejan. La gente es egoísta y quiere que vivas, por que se preocupan por ti, porque te quieren, por….

¿Qué pasa? ¿Que mi opinión y libertad de expresión y decisión está por debajo de la tuya cuando se trata de quitarse la vida?

¿En serio? Es decir, que me digas que tu quieres vivir, vale, pero que y o no quiera y me impongas a cojones tu deseo manda muchos cojones, por que lo único que sucede es que además del sufrimiento que ya tenías antes, lo ensucias, lo revuelves, lo amplificas y te amargas mil veces más porque no te han dejado hacer lo que quieres con tu vida.

Para ser Miércoles, creo que ya son muchas letras. De algo tendré que escribir, digo yo, no va a ser siempre todo de color de rosa o azul, o verde o el que quieras.