Ostión der güeno

Ayer (Sábado 18 de Eneero 2020) a eso de las 19:15 h. pisé una loza con unos 15º de inclinación en la esquina del C.C. Plaza de Armas, justo nada mas que pasas el semáforo y delante de la Discoteca es de colorines.


Con tan mala suerte de patinar mi pie derecho, hincar la rodilla izquierda y por temor a poner el brazo izquierdo (recién operado el pasado 22 de Noviembre 2019 -de nuevo- ), no pude controlar la caída, llegando a impactar con el pecho sobre el suelo y la cara contra las lozas (en la que había un generoso charco negro).


Gracias a las personas que me ayudaron a sentarme para verificar que podía levantarme (examen que autorealizo para comprobar si hay fracturas), al minuto y con ayuda me puse de pie y salí andando por mis propios medios, sin mareaos y sin dolor alguno, por lo que como iba al cine, pues me metí a ver la película sin más. Bueno, comío de mierda por delante y detrás y la cara negra y con un sabor a barro de narices.


Vi «Dos Policías Rebeldes 3», en la mejor sala de Sevilla, con una tecnología de la que os hablaré otro día. Los asientos son VIP, auto inclinarles y parecía que estuviera en mi cama, por lo que al tener las piernas en alto, no sentía nada de dolor.


Al finalizar la película, e intentar levantarme me di cuenta de que era imposible hasta respirar, la gente del cine me ayudó a ponerme de pie, el chaquetón, alguien me puso la bufanda y la mochila y tras salir del cine casi sin poder andar llamé al 112 para solicitar una ambulancia.


Tardaron 25 minutos (imagino que la estaban terminando de fabricar). Y me llevaron al Hospital Virgen del Rocío porque los sanitarios (Tenorio) pensaron que si tenía un golpe en la boca, podría tener algo en el tarro.
A los 15 minutos llegamos, me bajo de la ambulancia igual que me subí, con intensos dolores que aún tengo en costillas del pecho y ambos lados, me hacen RX a los 3 minutos de llegar y me dan el diagnóstico a los 10, me ponen Morfina (mi primer chute) y pa casa.


Ahora estoy todo lo bien que se puede estar cuando te atiborras a pastillas para poder respirar con el menor dolor posible. El hombro derecho me duele más que el codo izquierdo y por desgracia estoy teniendo que hacer los pocos esfuerzos con el recién operado (solo tengo dos brazos y los dos espachurraos, así que uso el que menos duele, aunque siga doliendo).


Esto es lo que me ha pasado ayer. Desde finales de 2014 no paro de ambulancias y hospitales para mi. Para que luego digan que me quejo por nada y soy un exagerado por pedir una del 12.


Seguiré informando.