Hoy me han operado.

Sí, de nuevo, por tercera vez, el codo izquierdo, esta vez para reconocer el nervio en su sitio ya que estaba en otro lugar colocado deliberadamente por el cirujano, por lo que me falta precisión, fuerza, potencia y muchas más cosas en el brazo izquierdo (sin contar las punzadas cada tres segundos que me dan a lo lar del día en el codo y estar a base de pastillas y no quejarme porque no me sirve de nada).

No tengo ni idea de cómo habrá salido la operación, lo que sí tengo claro es que este artículo se ha publicado de manera automática el Viernes a las 12 de la mañana, aunque lo he escrito el martes pasado por la tarde.

Cuántos se habrán preocupado por saber si la he palmado en la mesa? Cuántos me habrán llamado?

Si no la palmo en la mesa, intentaré contarlo el sábado.